30 enero, 2023

Derecho a volver a empezar

Nadie está libre de acabar en una bancarrota. Y no nos referimos a empresas, sino a personas particulares que, en un momento determinado, se encuentran con que no pueden afrontar sus pagos. Los motivos pueden ser muy variados:

-Personas que están acostumbradas a un buen ritmo de vida y que contraen deudas que pueden pagar con comodidad. Pero un cambio inesperado hace que sus ingresos disminuyan drásticamente y les resulte imposible pagar sus recibos.

-Personas que no estaban endeudadas en exceso, pero que tras perder sus trabajos tratan de sobrevivir recurriendo a tarjetas revolving y a préstamos que, al final, les acaban ahogando y les hace imposible salir del pozo en el que han caído.

-Personas que han tomado malas decisiones financieras en sus vidas con inversiones arriesgadas y que ahora no pueden afrontar las consecuencias ya que no tienen patrimonio para responder por sus deudas.

Estos son los principales perfiles de personas que en un momento determinado pueden encontrarse con que no tienen dinero suficiente para pagar sus deudas ni patrimonio al que recurrir para vender. Pero esto no quiere decir que tengan que resignarse a no salir adelante, ya que existe una ley, llamada de la segunda oportunidad, que les permite volver a empezar.

Esta ley era una vieja reivindicación de muchos grupos sociales que consideraban injusto que las empresas pudieran declararse en bancarrota pero los particulares no tuvieran una forma de hacer algo similar y tener una oportunidad de reconducir sus vidas tras haber atravesado momentos difíciles o haber tomado decisiones equivocadas.

Si alguien se encuentra en esta situación, lo primero que debe de hacer es consultar con Abogados experto ley de la segunda oportunidad vigo que analizarán su situación para saber si cumplen con los requisitos para acogerse a esta ley. Porque, evidentemente, hay que encontrarse en una serie de casos muy concretos para poder hacerlo. Una vez analizado el perfil, si el abogado considera que se es candidato para acogerse a esta ley, es el momento de comenzar los trámites.

Hacer esto en compañía de un abogado es la mejor opción porque el experto podrá aconsejar cómo hacer las cosas correctamente de manera que este volver a empezar sea posible. Además, muchos bufetes especializados cuentan también con expertos en economía para orientar a la persona de manera que no vuelva a verse en una situación similar y pueda recomenzar con el mejor pie.