10 abril, 2020

VOLVER A LA RUTINA DE LA PISCINA

No es la primera vez que se me pasa por la cabeza la idea de hacerme una Liposuccion Vigo para ver si así dejo de ser un gordo al que el resto dejen de molestar simplemente por ser un poco más relleno que el resto. Pero creo que antes de decidirme a ir a visitar a ningún médico me parece que me tengo que dedicar a ahorrar un buen tiempo, porque de lo contrario el médico me va a mandar a tomar viento fresco. Pero cuando pienso en el tiempo que me va a costar ahorrar el dinero necesario para hacerme una liposucción se me quitan las ganas de ahorrar y me entran más ganas de ponerme a hacer deporte.

 

Hasta no hace muchos meses iba a un gimnasio de lunes a viernes, pero por desgracia el 

gimnasio tuvo que cerrar y me quedé sin poder hacer deporte. Ahora, están haciendo un carril bici en mi ciudad y cuando lo tengan más o menos terminado creo que lo voy a utilizar para ir a una de las piscinas municipales que hay. El carril bici viene muy bien sobre todo en una ciudad en la que la gran mayoría de las calles son cuesta arriba. Ahora solamente me falta conseguir una cuenta corriente para poder hacerme socio, que de esta manera me sale el carnet de socio por solo once euros al mes en lugar de los treinta y cuatro euros que pagaba por mi antiguo gimnasio. Echo mucho de menos meterme en una piscina, era la mejor parte de mi día con mucha diferencia, allí nadie me grita, ni me insultan ni nadie hace que me sienta mal, al contrario, cuando me meto en la piscina todos mis problemas parecen que se disuelven con el agua. Pero pasar demasiado tiempo nadando también tiene una parte un poco mala, ya que te pasas demasiado tiempo pensando en ti mismo y eso tampoco es demasiado considerable. 

 

Estoy convencido de que en cuanto vuelva a mi rutina de piscina diaria conseguiré bajar todo el peso que he ganado desde que me cerró el gimnasio.