25 febrero, 2024

Mesas redondas vs mesas cuadradas

Cuando se monta una terraza, elegir las mesas adecuadas es importante. Y una de las primeras decisiones es la forma de las mesas, ¿mejor una mesa redonda terraza o una cuadrada? Realmente, no hay un enfrentamiento, sino que sus usos pueden ser diferentes y la manera de organizarlas también. Te contamos algunas claves para que decidas las que más te convienen.

Si en tu terraza vas a dar comidas o meriendas en las que se van a servir platos para cada persona, las mesas cuadradas son las que necesitas ya que en las redondas no habrá espacio necesario a no ser que sean realmente grandes. En las mesas cuadradas es mucho más fácil organizarse y pueden sentarse dos personas para comer con comodidad o cuatro para tomar algo por la tarde. 

Cuando se organizan comidas, otra de las razones para que las mesas sean cuadradas es la comodidad a la hora de unirlas para que varios comensales puedan sentarse juntos. Esto permite dar comidas a una sola persona o a grupos de una forma muy bien organizada. 

Por el contrario, si lo que buscas es que tu terraza sea un lugar de copas o de consumiciones rápidas, las mesas redondas serán las que te den más juego ya que ocupan menos espacio y en una mesa relativamente pequeña cabrán las bebidas de hasta cuatro personas que pueden sentarse alrededor.  A la hora de juntarlas, un par de mesas pueden dar juego para un grupo que se siente alrededor con las sillas ya que se trata solo de apoyar el vaso y, en todo caso, algún aperitivo.

Con las mesas redondas también es más fácil evitar, precisamente, que se junten mesas si no quieres que se ocupe la terraza con grupos que cambian el orden de los muebles y que ocupan prácticamente todo el espacio. Si lo que buscas es que la gente fluya y cambie continuamente, las mesas redondas, pequeñas y fijas pueden ayudarte a conseguirlo. 

En terrazas grandes, se puede jugar con las mesas cuadradas y redondas para delimitar lo que puede ser una zona de comedor y otra para tomar consumiciones, consiguiendo así dos ambientes distintos y dar servicio a ambos tipos de clientes, siempre en función de lo que el local quiera ofrecer. Las opciones son muchas y siempre van a ir en función de la política del local y de sus objetivos.