30 septiembre, 2020

3 ventajas de las persianas de aluminio

Las persianas venecianas de aluminio son de las más vendidas porque se adaptan muy bien a cualquier lugar de la casa. Las encontramos en diferentes tonos que combinan muy bien con los marcos de las ventanas, pero, al margen de esta ventaja extra, podemos destacar tres ventajas por las que son tan populares.

La primera de ellas es su versatilidad. Soportan muy bien la humedad y también el calor, por lo que tienen las ventajas de otros materiales, pero reunidas en uno solo. Esto hace que se puedan colocar tanto en el cuarto de baño o la cocina como en la sala de estar. Gracias a sus diseño atractivos y actuales las podemos encajar en muchos estilos decorativos diferentes.

Las encontramos con lamas de diferentes anchos, lo que hace que estas persianas puedan tener apariencias muy diferentes. Desde las más clásicas a las más modernas y de tendencia. Incluso pueden combinarse con cortinas para lograr una oscuridad más total en dormitorios.

Son tan versátiles que se adaptan a todos los tipos de ventana, solo hay que colocarlas adecuadamente para que puedan abrirse, abatirse o moverse sin que se tropiecen con la persiana. También se adaptan a los diversos tamaños e incluso se hacen a medida.

La segunda de sus ventajas está en la forma en la que se regulan. Puedes ponerlas en tres posiciones diferentes para conseguir que tapen el sol y la luz lo más posible, dejen pasar más luz pero nos permitan intimidad o dejen pasar luz y además nos faciliten ver el exterior. Así, podemos encontrar una manera de poner estas persianas adecuada a las diferentes horas del día y también a las diversas necesidades de luz.

Cuando las lamas están colocadas en horizontal es cuando entra más luz en la habitación. Incluso encontramos persianas venecianas con las lamas verticales, lo que hace que tengan una apariencia distinta y una regulación adaptada a su posición.

Por último, podemos destacar de las persianas venecianas de aluminio su flexibilidad. Son las mejores para quienes no pueden evitar mirar entre ellas, ya que pueden separarse con la mano y doblarse sin que esto afecte a su forma o haga que se deterioren. Aunque todos podemos intentar hacer esto en un momento dado, esta flexibilidad se agradece especialmente en hogares en los que hay niños, que no suelen tener demasiado cuidado al hacer este tipo de cosas.