30 julio, 2021

Lo que cuenta es el detalle 

Cuando eres adulto, creo que los regalos que más ilusión hacen son los que no se esperan. A los niños les da igual, quizás hasta ellos prefieren ‘esperarlo’ como en Reyes o Papá Noel, pero a los mayores una sorpresa a modo de regalo siempre hace ilusión. Cuando recibí aquel paquete poco antes de Navidad no tenía ni idea de que se trataba. Y cuando lo abrí me llevé una gran sorpresa.

Este último año ha estado marcado por el dichoso virus lo que ha repercutido en casi todos los ámbitos. Solo unos pocos sectores, la mayoría vinculados a la tecnología, ha sacado una jugosa tajada del virus: el resto lo han padecido. Una de las consecuencias de ello ha sido la reducción de costes: adiós a las cestas de Navidad para los empleados en muchas empresas. Si, en algunos casos, las empresas ya las habían sustituido por otras ‘gratificaciones’ o las habían eliminado, el virus fue la puntilla. 

Por eso cuando recibí aquel paquete, mi sorpresa fue mayúscula: era una deliciosa cesta de Navidad, con un cuidadísimo Packaging para Botellas y para el resto de productos. No era una cesta grande, de esas cestas inmensas que he visto a veces: era pequeña, pero muy bien diseñada y con productos gourmet: un detalle inesperado que me alegró el día.

Y entonces me puse a pensar en la relación que tienen los trabajadores con sus empresas y cómo a menudo nos quejamos por quejarnos. Lo veo en mucha gente de mi alrededor que se pasan el día quejándose de cualquier detalle, y luego no pueden vivir sin sus trabajos. Yo mismo me sorprendo a veces hablando con algún compañero y criticando cualquier cosa sin mucho criterio.

Pero no todas las empresas son iguales. Tal vez las más grandes y exitosas no dependen tanto de los empleados, pero a la mayoría les interesa tener a los trabajadores satisfechos. Cuando recibí aquella cesta, con sus cervezas gourmet en un delicado Packaging para Botellas, con sus turrones gourmet de marcas que ni conocía y todo lo demás, agradecí al menos tener trabajo, algo que cada vez menos gente puede decir con la que está cayendo.